viernes, 7 de diciembre de 2012

El "síndrome de la Moncloa"


España es un fregadero con un enorme agujero en el fondo por el que se nos escapan los recursos a cuenta de la legión de mantenidos que todos sabemos que poco aportan. Un reciente estudio elaborado por tres asesores de la Presidencia del Gobierno (que irá de la impresora a la basura) revela que España es el país europeo con mayor número de políticos con cargo público per cápita. Haciendo una comparativa por concretar e ilustrar mejor la cuestión, me remitiré nuevamente al ejemplo germano (por lo que pesa y porque me da la gana) y señalaré que Alemania, con casi 82 millones de habitantes, cuenta con 150.000 políticos pagados por el Estado. España, dicho en palabras que hubiera podido escribir un desarraigado Dámaso Alonso, es un país con 47 millones de cadáveres (según las últimas estadísticas) y con 445.568 políticos a cargo del erario público. Mientras que en Alemania hay un político por cada 554 habitantes, en España tocamos a uno cada 104 para que, cuando nos dejan sin trabajo, vayamos a comer a casa de nuestros padres en lugar de a las suyas.

Aparcando un rato el sarcasmo (de todo punto inevitable), y ya que son ellos quienes nos han hecho fijarnos en otros puntos de la geografía Europea en su carrera por la recaudación, reconozcamos todos que el mayor problema que afecta a España como país y como economía es precisamente el exceso de cargos políticos que el Estado tiene que mantener. Si aplicáramos los recortes los ciudadanos y sin dejar de ser justos (no como ellos), a la vista de las cifras anteriores, y considerando que un español no le supone más trabajo administrativo a un político que el que pueda suponer un alemán, España tendría que funcionar (si Alemania lo hace, en su misma proporción) con 86.600 políticos. Es decir, que sobran 358.900 cargos políticos en este suelo que sangre, sudor y lágrimas nos costó reconquistar.

En un mundo justo y un país “políticamente correcto”, esta medida supondría, según el cálculo que se infiere tomando como base el sueldo medio de un cargo público de estas características, un ahorro de 30.000 millones de euros al año, lo que se traduce en una reserva más que suficiente para que la peor parte de esta crisis dejara de ser tan dañina y abusiva como está siendo.

Está más que claro que España malvive infectada por una marea inmensa de parásitos que nos despojan de los presupuestos de sanidad, educación y demás prestaciones sin aportar valor y que obligan a toda Europa a tratar acerca de un rescate que dejaría de ser debate de primera plana si las disposiciones fueran otras. Sin embargo, y a pesar de que esos asesores que pagamos también nosotros, alumbran un sendero fácil para todos los calzados, para ellos sigue siendo mucho más conveniente tomar el camino angosto del sacrificio y la incertidumbre de otros e intentar no manchar sus botas en el barro, si es menester, pisando la cabeza del pueblo con el zapato indecente de la injusticia antidemocrática.

 

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por tratar tan claramente un tema que nadie se atreve a abordar

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que cada día seamos más los que coincidimos en forma de pensar y vayamos haciendo que nuestras voces se oigan. Gracias por estar.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos