miércoles, 5 de diciembre de 2012

Parémonos


Estamos deshumanizados. Cada vez que aparece en los medios de comunicación la cifra del paro, recibimos una puñalada trapera en la espalda de la conciencia, pero que dura cinco minutos. Al sexto, se ha convertido en un número sin ninguna connotación, una mera cifra estadística, y volvemos a nuestros quehaceres mientras los nuevos parados se ahogan junto a los antiguos en esa piscina de ostracismo en la que los hemos invitado a darse un baño.

Así es como España se ha dividido en dos grandes grupos: los que trabajan y los que no; y no debería parecernos ésta una segmentación menos dolorosa que otras. Esta conciencia debería ayudar a asumir nuestra parte de responsabilidad por permitir a este Gobierno que actúe al tuntún o movido por otros intereses que no nos tocan. Porque decide tomar medidas, por tomar algo, y reduce de lo irreducible y se saca una reforma laboral de la manga basada en la paradoja de que creará empleo dejando sin empleo a cientos de miles. Porque defiende que estas disposiciones son necesarias de camino al crecimiento, como el que no les da de comer a sus hijos con el prehistórico argumento de que cuando sean padres comerán huevos. Porque ha llegado un punto en que le damos la razón como a los locos y porque así no se crece. Pero nos limitamos a desviar la mirada a derecha e izquierda, a Grecia y Portugal, y a echar balones fuera.

Vamos a ver, señores míos, ¿pero qué pretenden que creamos que va a crecer en un país que empieza a sustentarse en la mendicidad, en un país sometido a vivir en penuria y reprimido en el consumo porque no ve el fin de la tortura? Lo único que puede crecer es el pesimismo y la cobardía. Y, aunque existiera la variable del aumento de algo que no fuera el desempleo, el paro subsistirá desde el momento en que no se están abriendo salidas porque (y vuelvo al tambor) tenemos unos políticos mediocres que no se están ocupando del trasfondo real de esta crisis que se perpetúa: el artículo 35.1 de la Constitución, el pacto social sobre empleo. Porque, o somos tontos todos, o son tontos sólo ellos al no tratar de encontrar una vía, pongo por caso, en la montonera de pisos vacíos de que dispone el Estado desde la nacionalización de ciertas cajas, que se le van a llenar de ocupas y que podrían ocupar con la lista de miles de aspirantes a la adjudicación de un piso en alquiler con o sin opción a compra, y emplear esas rentas en crear industria, que es lo que nos falta para echar a andar; o atraer empresas extranjeras con el arte de las empresas de telefonía: lanzando una oferta de establecimiento con una tasa de impuestos reducida los primeros años y un contrato de permanencia por un período superior al de la rebaja y bajo la premisa de que un alto porcentaje de la plantilla tuviera que cubrirse con trabajadores españoles desempleados; o, en fin, dimitir todos (políticos y políticas –de reducción-) y evitar el gasto de estar por estar, como el jefe que no acude un día al trabajo consiguiendo que se convierta en el día más rentable porque no consume luz en su despacho. Cabría esperar que hicieran (o dejaran de hacer, pero sin cobrar, que ésa es otra), en definitiva, algo que aporte un poco de cordura a este rosario de estrecheces y miserias que acaba con la paciencia del más amodorrado, por Dios bendito.

Pues nada, allí los tenemos, como el wonderbra, engañando a los de fuera oprimiendo a los de dentro, mientras la cifra de desempleo suma y sigue en la recámara del olvido y el falso duelo de quienes permanecemos impasibles ante las víctimas de tamaña injusticia.

Nota: Pido disculpas por la concatenación de engorrosas sentencias a que someto al lector en estas lides, pero se me acumulan las protestas sobre la indignación.

Nota 2: Rajoy cumplió un año en el Gobierno y es lo único que cumplió.

4 comentarios:

  1. En primer lugar, gracias por tus amablrs palabras y, en segundo, gracias de nuevo por tener una estupenda conciencia social.

    Con el mando a distancia se invento una forma de cambiar el canal de nuestra voz interior y controlar nuestra empatia.

    Me ha encantado el simil del wonderbra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasearte por esta página.
      ¡Nos vemos en la red!

      Eliminar
  2. que manera de escribir! Si tuvieran los politicos la mitad de tu talento no estariamos como estamos

    ResponderEliminar
  3. Si tuviéramos entre todos el valor de hacer cambiar las cosas, quizá la situación fuera un poco más digna.
    Gracias por venir a verme. Un saludo.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos