martes, 22 de enero de 2013

Ahorra y perderás


Tengo que reconocer, mamá, que hoy el desayuno ha sido escaso. Entre que, en este país, del juicio, no nos caben ni las muelas (sí, otra vez me está dando la lata) y que, leyendo la prensa mañanera, se me ha cortado la buena leche; lo que te digo, el desayuno y la comida han pasado a ser todo uno. ¿Pues no amanecen hoy los rotativos imprimiendo que más nos valdría no haber ahorrado ni una?

El Banco de España ha transmitido de forma verbal a las entidades financieras que no ofrezcan rentabilidades de más de un 1,75% en depósitos de doce meses, amenazando además a aquéllas que quisieran sobrepasar ese umbral con un requerimiento de un capital mayor a cambio de esos porcentajes. Como consecuencia, buena parte de las susodichas entidades ha adaptado sus depósitos a estos límites. No vaya a ser…
A pesar de que captar financiación a menor coste debería facilitar el crédito, no podremos confiar en que suceda algo así porque, ante todo, persiste la necesidad de continuar con el desapalancamiento, y nuestro arraigado sentido de la responsabilidad, como suele, no nos permitirá desviarnos del camino.

La Comisión Nacional de Competencia se ha puesto en pie para analizar si debe tomar cartas en el asunto. Se reúnen hoy para discutir si es o no potestad del supervisor poner estas limitaciones,  mientras el Banco español ni confirma ni desmiente que haya hecho esa exigencia o “recomendación” verbal. Tiro la piedra, escondo la mano y  silbo hacia la derecha como si la cosa no fuera conmigo.

En resumidas cuentas, como no tenemos otra cosa que hacer, vamos a pegárnosla bien gorda y el siguiente de la fila que lo vaya analizando mientras el pueblo se entretiene con este baile de incompetencias que lo distrae de sus propios problemas. Si es que están en todo.

Nota de fábula para nota: La cigarra y las hormigas.

Versión de Esopo S. VII a.C.
Cantó la cigarra durante todo el verano, retozó y descansó, y se ufanó de su arte, y al llegar el invierno se encontró sin nada: ni una mosca, ni un gusano. Fue entonces a llorar su hambre a las hormigas vecinas, pidiéndoles que le prestaran de su grano hasta la llegada de la próxima estación. Mas las hormigas preguntaron a la cigarra: “¿Qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y bello?” “Cantaba noche y día libremente”, respondió la despreocupada cigarra.
“Pues si cantabas en verano, ponte a bailar en invierno”.

Moraleja: No gastes tu tiempo dedicado sólo a la diversión. Trabaja y guarda para los momentos de escasez.

Versión de Walt Disney. S. XX d.C.
Cantaba la cigarra en verano mientras las hormigas se afanaban en llenar la despensa de alimento. La hormiga reina advirtió a la cigarra: “Cambiarás de canción cuando llegue el invierno”, pero la cigarra, pensando que quedaba todavía mucho para que llegara el frío, continuó con su cantinela.
Llegó el invierno y las hormigas corrieron a refugiarse en su almacén. La cigarra trató de encontrar algo que comer entre la nieve sin éxito y de pronto se vio ante la puerta de la casa de las hormigas. Dentro, ellas celebraban una fiesta mientras daban buena cuenta de todo aquello que se habían afanado en guardar. La cigarra, desnutrida y congelada, se desvaneció ante la puerta de las hormigas. Éstas la recogieron y la introdujeron en su casa para darle calor y comida. La hormiga reina se le acercó de nuevo y le dijo: “Entre hormigas, sólo los que trabajan se pueden quedar, así que coge tu violín y toca” Y así fue cómo la cigarra cambió su canción.

Moraleja: Es necesario trabajar y guardar para los momentos de escasez por nosotros mismos y para poder tender una mano a quienes tenemos cerca.

Versión del Gobierno de España. S. XXI d.C.
Cantaba la cigarra financiera en tiempo de bonanza, disfrutando de su crédito y de las bondades de la climatología inmobiliaria. Mientras las hormigas ciudadanas trabajaban para su sustento y el de los suyos intentando además guardar para más adelante. La cigarra les gritaba a las hormigas: “¡No guardéis!, ¡gastad!, ¡comprad!, ¡hay que disfrutar de la vida!, ¡firmad aquí!”. Algunas hormigas escucharon a la cigarra y bailaron al son que tocaba.  Otras volvieron la vista y continuaron almacenando cuanto pudieron. Llegó el invierno de la vida y la cigarra había gastado todo lo que tenía, mientras que las hormigas habían conseguido guardar una parte para subsistir. La cigarra supo que no iba a conseguir la comida de las hormigas así que llamó al cigarrón para que solucionara su necesidad. Éste se acercó a la casa de las hormigas y, viendo cómo éstas todavía vivían moderadamente bien, sentenció que debían mantenerlos a él y a la cigarra durante todo el invierno admitiendo que ésta había amenizado el verano y el trabajo de las hormigas con sus canciones. Además, como reconocimiento por su buena entonación, el cigarrón consideró que debía ser la propia cigarra quien administrase las cuentas de las hormigas en función de sus propias necesidades porque ellas, sin ningún juicio, la habían dejado vivir alegremente, mientras se dedicaban exclusivamente a trabajar sin tener a la cigarra en cuenta. Las hormigas, resignadas ante la voz de un insecto superior, bajaron las cabezas y sentaron a la cigarra en el centro del almacén permitiendo que pasara el invierno bailando sobre sus ahorros.

Moraleja: Cágate, lorito.
 

5 comentarios:

  1. Perdona pero no lo he entendido muy bien. El otro día fuí al banco y me dijo que si ponía mi dinero ahorrado a plazo fijo, me darían un 2% de intereses . ¿Entonces sólo me iban a dar el 1,75%? ¿Entiendo mal?
    De todas, todas, no me fío de mi banco que va de capa caída (es el Popular) y no puse nada a plazo fijo no vaya a pasar como pasó en el NovaCaixaGaliciaBanco (cágate lorito) que no dejaron sacar nada de lo invertido a la gente. CAGATE LORITO.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ismael.
    Por abreviar, no he incluido todas las opciones. Según estas especificaciones no escritas, lo que el Banco de España solicita es que no se aplique una rentabilidad superior al 1,75% en depósitos de un año (doce meses, como ya has leído). Si suscribes un depósito a dos años, pueden llegar a darte un 2,25%, y hasta un 2,75% a tres años. Antes de firmar nada, asegúrate de cuántos años tienes que tener tu dinero "enjaulado", las opciones de rescate y la rentabilidad que te reporta si no cumples el plazo íntegro.
    No sé cuáles son los bancos que se han subido a este carro, pero informarse bien nunca ha estado de más.
    La cosa se está poniendo cruda, tirando a caducada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la aclaración. Yo creo que voy a seguir el dicho hispano: "En época de crisis, mejor no hacer mudanza"

    ResponderEliminar
  4. Aclaración sublime de como nos manejan en este pais.Enhorabuena por esa claridady por lo fácil que nos describes nuestra realidad.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos