lunes, 11 de febrero de 2013

Abajo el telón

Al Partido Popular, la A de la contabilidad que reconocen se les ha dado la vuelta. Publican una contabilidad V de "vergüenza debería darles" poner las cartas sobre la mesa como el que prueba que todos jugamos a lo mismo. Con seis millones de parados, una pensión media de 900 euros, un millón de personas sin ingreso alguno, un sueldo de mil euros convertido en sueldazo en la calle y en los sorteos de Telecinco y otras desgracias conocidas y no reconocidas; que el Presidente del Gobierno cobre 240.000 euros al año resulta de una obscenidad que duele.

Que el adalid de la austeridad y la justicia se haya subido el sueldo un 30% en plena crisis es argumento y mancha suficiente para aplicar un ERE en el Gobierno esta misma mañana. Que el creador de una reforma laboral que ha dejado sin sueldo a miles de ciudadanos, cobre tres y los paguemos entre todos es sencillamente amoral. Que un dirigente de un partido político cualquiera cobre más que el Rey, a quien sólo por antigüedad se le justifica, no hay contabilidad que lo disculpe. Que encima confiese, con ojos de cordero degollado, que no llegó a la política a ganar dinero sino a perderlo es para estirarle de la barba hasta arrancarle la careta y dar por zanjado el carnaval.

Donde nos prometieron transparencia, nos enchufan un zapatazo en plena cara que borra la impresión que nos dejaron los presuntos cuadernos de Bárcenas. La página web de la Moncloa es, desde el sábado, una provocación a tomar dos tazas, otra declaración de injusticias, un nuevo despropósito, una sublime indecencia, una afrenta, una humillación, una deshonra, otro escándalo, una torpeza indigna de cualquier cargo. Y no puede parecer que ya no nos afecta, que estamos inmunizados al vilipendio, que nos da la risa floja. En esta burda representación de la vida, el género chico se apodera de la obra principal. El entremés se vuelve el plato fuerte de la programación. Todo es un robo, un fraude, una estafa anadmisible. No es de justicia que tengamos que seguir aplaudiendo este sainete plagado de incorrecciones.


3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, una cosa es saber que mientras a nosotros nos ponen a dieta, ellos se hartan de comer a nuestra costa y otra muy distinta es verlo.

    Que asco de clase política y que asco de nosotros que lo permitimos.

    ResponderEliminar
  2. Pues al Sr. Durán le parece que el sueldo de Rajoy es escandaloso por lo bajo, y que si los políticos cobrasen más no habría sobres en B. Y lo dice todo convencido, con un par. Por otro lado, parece ser, según he oído por ahí, que el alcalde de Sabadell cobra el doble que Rajoy.

    Y todo esto lo tenemos merecido, por seguir sacando entradas para el guiñol a ver la reposición de títeres cada cuatro años. A ver cuándo empezamos a colarnos sin pagar y nos liamos a tomatazos y a huevazos podridos con ellos, y acto seguido pasar tras el telón a sacar a los titiriteros y llevarlos directamente a la cárcel.

    ResponderEliminar
  3. Lo peor de todo es que presentan esas cuentas "V", como si fuesen "lo normal". Para ellos "lo normal" es despedir y perdir sacrificios al conjunto de los ciudadanos mientras mantienen sus jugosos sueldos todo lo que pueden.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos