lunes, 4 de febrero de 2013

El gobierno de España y otras gestiones

Esta semana pasada la UE, que ni se casa ni amnistía a nadie, ha sancionado a España con una multa de 33 millones de euros por adjudicaciones fraudulentas de diversos tramos del AVE que discurre entre Madrid y Barcelona (otros 33 millones al hoyo). De estos concursos amañados de antemano,  de estos sobrecostes en las obras adjudicadas, de esta atribución de plazas a dedo conocidas y archivadas en el subconsciente de la ciudadanía hasta la exposición del escándalo en toda su grandeza es de donde podemos suponer que nace el contenido de las anotaciones del señor Bárcenas (apócrifas, según los interesados, como el falso Quijote de Avellaneda) en las que aparece representado lo más granado del Partido, ese cuerdo caballero quijotesco que se quiere hacer el loco. Por mucho que quieran negarlo, para nosotros queda el exceso en recortes y medidas de recaudación que, lejos de alicatar el desastre del país, sirven para alicatar de billetes las cuentas personales de estos indignos dirigentes que sólo nos reportan una creciente deuda desglosada por conceptos. ¿Se les podrían pedir responsabilidades económicas a quienes hicieron estas adjudicaciones? ¿Se podrían utilizar los millones aparcados en Suiza para cubrir estas deficiencias añadidas a la malograda economía española? ¿Se podrían tomar medidas desde la calle por una única vez? ¿Se podría tomar parte activa por un solo día en esta tragicomedia de sacrificios y corruptelas, de duelos y satisfacciones, de llantos y risas?

Mientras las cifras de corrupción se engordan euro tras euro, línea tras línea, día tras día, el número de cotizantes a la seguridad social se deshincha en el mes de enero en más de 260.000, desconcertando a millones de españoles que ya no saben a qué baile acudir. Unos hablan de don Mariano, otros guardan turno en la oficina del INAEM. Esta forma de gobernar empieza a parecer una maniobra de despiste en la que a los ciudadanos se les pide un sobreesfuerzo que se declaran incapaces de soportar para ensobrarlo y repartírselo en un juego de amigos invisibles al que ni nos invitan ni reconocen, a pesar de las evidencias y sin consecuencias, porque el PP tuvo, obtuvo, sigue teniendo y obtendría de nuevo mayoría absoluta, esa apisonadora de nuestros derechos que nosotros mismos pusimos en marcha. Hay quien suscribe que los ciudadanos estamos solos, pero desgraciadamente no es así.

Lo que en los últimos días ha acabado por convertirse en el hilo conductor de todas estas realidades, es el dirigente de un "des-Gobierno" que, independientemente de lo que recen los sondeos, España ya no quiere al frente de este desastre. Señor Rajoy, si, como aseguró en el discurso casero que pronunció frente a sus secuaces, usted no llegó a la Política a ganar dinero, si su labor se circunscribe única y exclusivamente en el deseo de levantar un país que ya no se sostiene dentro de este nuevo cuerpo blando e invertebrado que se le impone como un disfraz, si su entrega es un desinteresado gesto de generosidad por amor al ars politica, déjelo. Háganos y hágase ese favor. Denos la satisfacción y conserve la parte de dignidad que éste y otros asuntos no le hayan arrebatado todavía y váyase. Se lo pide el mismo pueblo que le concedió el beneficio de la duda al colocarlo donde está, ahora que ya ha resuelto todas nuestras dudas.

6 comentarios:

  1. Pero en los mass media no se airean tanto las adjudicaciones fraudulentas como la bajada de tarifas del AVE, por ejemplo. Mientras suben los trayectos de cercanías, y el metro de Madrid, también por ejemplo, ha sufrido tres subidas en nueve meses.

    A lo mejor es que ahora los currantes van al trabajo en AVE y sus señorías van al Congreso en cercanías y en metro, y por eso don Mariano, que es tan altruista, está favoreciendo a los primeros, y no sabemos agradecérselo.

    Dudo mucho que nos dé la satisfacción de irse, porque ya demostró tener poca dignidad sólo por el hecho de presentarse a las elecciones. O era muy ignorante o muy mal intencionado, y no sé cuál de las opciones es peor. Bueno sí, la peor puede ser la suma de las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fractalio, por aportar nuevamente tus impresiones en esta página y porque además, desde la ironía que tanto adoro, das en el clavo que pincha en hueso. Por si no nos quedaba claro quien aportará la retirada de la subvención de Europa para estas obras ferroviarias.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. No puede hacerlo. No dimitir jamás es la consigna de todo político español. Aquí no dimite ni el concejal del ayuntamiento más cutre de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate cómo estará la cosa de clara, compañero Ismael, que son ya varios los concejales del PP que han dimitido en los últimos días. Los dos primeros, el de Gijón y el de Galdákano, declarando abiertamente que se sienten avergonzados de pertenecer a un partido salpicado (por no decir sumergido hasta los pelos) por el caso Bárcenas. Que cunda el ejemplo.

      Eliminar
    2. Gente con ideales. Gente de las bases. En fin, esperemos que no sea una treta del momento. La desgracia es que los que han salido en los papeles de barcenas niegan todo y esperan su milagro.

      Eliminar
  3. Además lo gracioso es que las "multas a España" son multas a los españoles... deberían pagarlas los responsables pero las pagamos los demás...

    ResponderEliminar

Artículos más leídos