sábado, 23 de marzo de 2013

Bankia y las "preferencias" de este país

Hacen con nosotros exactamente lo que quieren y entramos al trapo como un miura descerebrado echando humo por las anilladas fosas nasales. Que nadie se extrañe luego si al mirarse al espejo ve su rostro pintado de un aire chipriota que no reconoce. Decía Mariano José de Larra que el hombre necesita creer en algo y cree mentiras cuando no encuentra verdades en las que creer. El hombre necesita creer en algo y los españoles nos lo creemos todo, y más y mejor si es una vil patraña porque la mentira siempre ha sido mucho más laminera que la cruda realidad. Si nos creímos un programa electoral sobrecargado de engañosos efectos especiales, somos capaces de tragarnos cualquier cosa.
 
Andábamos haciéndonos cruces por el corralito en el que se hallan encerrados los paisanos de Chipre cuando nos enteramos de que las acciones de Bankia valen sólo un céntimo, algo que nadie nos advirtió que pudiera pasar cuando se nos caían las torres inclinadas de Madrid y salimos a comprar preferentes en bandadas de cientos como si no hubiera un mañana y porque no había producto financiero con la remota posibilidad de rentar tanto como éste. Cuando los tipos de interés habituales en los fondos de ahorro rondan el 3% y aparece un producto que "promete" un 10%, sospecha. Cuando los "inversores institucionales", aquellos para los que estaba diseñado este manjar, dejan de comprarlo, sospecha. Cuando el barco en alta mar se viene a pique y alguien te insta a salir corriendo por la puerta de atrás mientras el resto permanece junto a los botes, sospecha. Pues, no. Se estima que la cifra de embaucados se eleva a un millón. Pequeños ahorradores que no sabían lo que hacían, muy probablemente, y otros que se creyeron lo que firmaban y los más listos del lugar.
 
Lo que nadie acaba de entender, por mucha credibilidad que flote en el ambiente, por muchas neuronas que le falten a este país, es por qué, si los ciudadanos estamos pagando con nuestros impuestos y nuestros beneficios sociales el reflote de los bancos, tienen que ser también "preferentemente" los mismos quienes tengan que sacrificar sus ahorros en pro de la causa mientras individuos que está feo nombrar (llamémosles Rodrigo Rato, Iñaki Urdangarín, Luis Bárcenas, José Blanco, Jesús Sepúlveda...) pasean en sus Audis, Jaguars o similares como si la cosa no fuera con ellos, que, evidentemente, no va. Por qué la clase política sigue viviendo en la abundancia, recibiendo subvenciones de las arcas públicas, subiendose los sueldos como si se los merecieran, y consintiendo que los ahorros de los españoles se evaporen con un zapatazo en la mesa de Bruselas por su política culpa.
 
 
Mientras ellos se mantienen en el poder y se mantienen con fondos públicos y financiaciones ilegales, según destapa la fiscalía del caso Gürtel, el trabajo de toda una vida de sacrificios de un ciudadano honrado vale hoy cero coma cero (uno). Directivos y ejecutivos se hicieron multimillonarios con la autorización de los políticos de sacar a bolsa el capital de un banco golpeado de lleno por la quiebra. Un millón de ciudadanos pagan hoy la incompetencia, la avaricia y el engaño con mucho más que los demás. Pero la vida sigue, para unos mejor que para otros, como siempre, o como nunca. Y hoy las acciones de Bankia se convierten en un producto básico porque valen menos que el pan y porque nos las podemos comer. A palo seco.

3 comentarios:

  1. Ya se va acercando el día en el que anuncien la salida al mercado de mierda empaquetada. Y a juzgar por el crecimiento de la credibilidad de los pringaos del mundo, me da la sensación de que se van a crear franquicias para su comercialización.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo de las preferentes prefiero no opinar. Y eso de que "no sabían lo que hacían..." En fin, compró preferentes quien tenía dinero para comprar preferentes y pensaba que se iba a poner rico. La avaricia rompió el saco de muchos. Aún recuerdo en mi pueblo muchos que llamaban estúpidos a los demás por no pillar acciones y preferentes y se las daban de grandes banqueros. Hoy aúllan delante de Novacaixagalicia.

    ResponderEliminar
  3. Lo de bankiebra ha sido una estafa, el timo de la estampita preferente. A la gente que metio el dinero porque le daban un 10%, lo unico que le puedo decir es que lo siento, pero que tienen que apechugar pues lo hicieron porque les daban mas que nadie... Lo malo son los ancianos que ni sabian lo que tenian...

    ResponderEliminar

Artículos más leídos