viernes, 28 de junio de 2013

El PP se nos va de varetas

Estas Navidades, estaba convencida de que me tocaría la lotería. Tan segura estaba que ni jugué creyendo que no me hacía falta porque me iba a tocar igual. Hace un año y medio, era tan evidente que sería el PP el que nos sacaría de la crisis en un rato, que once millones de españoles votaron al partido de Bárcenas con los ojos cerrados. Ahí están los resultados. Cuando la suerte está de que nos caiga el gordo, el gordo cae del lado de la mantequilla. Y eso es la vida para casi todos; la esperanza constante de un golpe de buena fortuna entre el primer pañal y el último. Pura expectación, como la que despertaba el partido de ayer entre España e Italia. Cero goles en ciento veinte minutos. Apasionante. Mereció la pena perder horas de sueño.

Tampoco los miembros del PP esperaban tener que usar pañales a su edad y, de pronto, ayer...¡ay, que se me escapa! El comunicado que medía la reacción del partido no llegaba a la extensión de un tuit. El papel temblaba solo. El clima que se respiraba dentro de la camarilla se enrarecía por momentos. La figura que flotaba sobre el imaginario Popular era la de un Luis Bárcenas atado a una bola negra frotándose las manos con papel de fumar. Cuando su peor pesadilla se embutía en el pijama a rayas, muchos se preguntaban cómo explicará ahora Mariano su defensa a ultranza del que se ha convertido en el más famoso de los tesoreros, o si María Dolores, presa de sus peores miedos, superará los dos minutos más dolorosos y vergonzantes de la historia de la política protagonizados en diferido por sí misma, o si serán capaces de volver a pasar silbando y mirando para otro lado mientras el del pijama amenaza bomba. Conviene recordar en todos los casos que les sigue asistiendo la presunción de inocencia hasta de ser miembros de su partido.

Desde ayer, la cárcel de Soto tiene nuevo inquilino y el nidito en Suiza ha quedado descubierto. Han sido necesarios cuatro años y cuatro jueces para acorralar a la gallina de los huevos de oro. El hombre que se lo llevo por las patillas engominadas tiene a la cúpula del PP que ni tuitear puede de lo que le flaquea el pulso. Nadie imagina lo que esta mente preclara es capaz de urdir entre tres paredes y una hilera de barrotes. Nadie se hace cargo de la frustración de un ser humano que, durante treinta años, se ha dedicado en cuerpo y alma al robo y al fraude para que ahora nadie se lo reconozca en la medida del sacrificio que ha sido. Nadie sabe lo que este profesional del reparto puede llegar a repartir en su estado de conmoción.

Desde que estas Navidades no me tocó más que bajar la basura, estoy muy sensibilizada con la desdicha ajena y lo puedo llegar a entender. El pobre "Luis, el cabrón", el único español agraciado con el euromillón sin haber jugado, tiene que andar más encabronado que nunca por los cuatro metros de celda que pisa desde que sabe que se le acabó la suerte. La decepción de un hombre, peinado hacia atrás porque la vida siempre le ha venido de cara, es inconmensurable si, de golpe y porrazo y contra todo pronóstico meteorológico, se entera de que este mes de julio no va a poder irse a esquiar sólo porque la Justicia tiene que seguir su curso. E imaginar que en el mismo centro penitenciario pueda quedar algún escaño libre le tiene que soltar las tripas a cualquiera que lo haya conocido. Empezando por arriba y acabando por arriba.

4 comentarios:

  1. No se debería cantar victoria tan pronto con ese personaje. Blesa no duró nada en esa misma cárcel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hijo, no me dejas disfrutar de nada. Te voy a desterrar...

      Eliminar
  2. Al igual que en el error de la venta de parte del patrimonio de la Infanta a tenido que dimitir la Directora General de Hacienda. En este caso, no lo pagará adsolutamente nadie. Envestir contra un Partido Político, es envetir contra un muro de hormigón. Al tiempo amiga mía al tiempo. ANGEL.

    ResponderEliminar
  3. Completamente convencida. Predicas a una creyente de las causas perdidas.
    ¡Bienvenido, A.!

    ResponderEliminar

Artículos más leídos