lunes, 8 de julio de 2013

Edelweiss

Después de gastar todo un fin de semana pintando la habitación del fondo con tierras florentinas, a mi señor marido le sobreviene el geográfico capricho de colgar en la pared un mapa de España en relieve de dos metros cuadrados que tapa una pared de esquina a esquina, o el equivalente a cinco horas de brocha. Claudicar o firmar el divorcio, he ahí la cuestión. Mi abuela decía que hay que obedecer a los antojos para que la criatura no nazca con alguna mancha, y este antojo venía de lejos. Dos años con el mapa colgando de la conciencia nos iban a traer una criatura con piel de dálmata. No podía sino sacrificar la pintura decorativa.

El sábado viajamos al norte a recoger el planisferio. Por increíble que parezca, estas aficiones son difíciles de satisfacer por cuanto no se encuentran donde uno creería poder hacerlo. Una pequeña librería en la calle mayor del Pirineo conserva alguna de estas reliquias. Será que el relieve de España empieza a formar parte de la Historia. El dueño del local parecía no haberse visto en otra de éstas en mucho tiempo. Frente al interés de mi chico por los planos, interrumpido por mis constantes quejas y detallada descripción del infravalorado arte de las paredes, iba dibujando una sonrisa que iluminaba la calle entera. Con el cariño que se imprime en lo que tanto se quiere, fue estampando el género de un nuevo relieve con el que consiguió que la querencia del susodicho mapa se multiplicara por dos, condenando a mis tierras florentinas al oscurantismo más absoluto. En un momento vivido a cámara lenta, para la librería, el precio de las adquisiciones se redujo un 10%, para mi marido, se convirtió en un regalo y, a mí, casi no me importó inmolar mi trabajo de dos días en pro del negocio de un día, que sigue alumbrando la calle mayor.

Para compensar mi absurdo disgusto, el librero me regaló una flor edelweiss presa en un marcapáginas. Una especie única que, como los pequeños establecimientos de hoy, sobrevive en condiciones extremas.

A todos los que todavía conserváis ese algo especial, ¡feliz lunes!

7 comentarios:

  1. Joer, que malas sois las mujeres cuando un machote ibérico tiene un capricho. Y lo fácil que nos colais vuestros "antojos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, todo lo malas que quieras, pero que, al final, tengo dos mapas en casa a escala 1:1.

      Eliminar
  2. No sé si el mapa ocupa 2 metros cuadrados o dos metros por dos metros, que serían cuatro metros cuadrados. En cualquier caso, creo que tu velocidad de pintado no es lenta, sino lo siguiente, como dicen ahora. Si son dos metros cuadrados, pintarías a razón de un metro cuadrado cada dos horas y media, y si son cuatro los metros cuadrados, lo harías a razón de una hora y cuarto. No sé, no sé, pero me da que los he visto más rápidos, ja ja ja. Ayer estuve en la tienda de una amiga, y me contó que había tenido que pintar una pared por la noche, que calculo yo que tendría tres por tres metros, o sea, nueve metros cuadrados, y tardó diez minutos en cada mano, o sea, veinte minutos, más el tiempo de secado entre mano y mano, que no sé de cuánto sería. Si quieres, para la próxima vez te la envío, ja ja ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. La próxima vez, te vas a venir tú a descubrir el maravilloso arte de la imprimación en tierras florentinas. A ver quién es más lento que quién. Y, ya de paso, a definir debidamente el metro cuadrado. 2m²=2x2

      Eliminar
    2. ¡Joé, qué bronca! Vaaaaale, reconozco mi total ignorancia en artes decorativas, y que desde que leí el post hasta que contesté se me había ido de la cabeza el asunto de la imprimación en tierras florentinas, y lo había interiorizado como pintura normal. Me sonaba de algo, pero no sabía qué era eso concretamente. Ahora que me he documentado un mínimo, no podría discutirte si me dices que eres la más rápida del mundo. Tocado y hundido.

      En cuanto a los metros cuadrados, eso es otro cantar. Imaginé a lo que te referías, pues era difícil pensar en un mapa de España alargado, o en uno cuadrado de 1,4142 x 1,4142 metros. No es lo mismo (2 m)² que 2 (m²). Si dices dos metros cuadrados, son dos, no cuatro. Deberías haber dicho cuatro metros cuadrados. Lo mismo que si tu casa mide cien metros cuadrados, son cien, no cien por cien, o sea, diez mil.

      Eliminar

Artículos más leídos