viernes, 13 de septiembre de 2013

La vida es así

Una vez consumido el período estival y las esperanzas, convenientemente alimentadas, de los ciudadanos en la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos, España vuelve a la crisis. El porqué es exactamente el mismo que articuló, de forma incontestable, Mariano para explicar el batacazo que nos dimos en Buenos Aires. "La vida es así". Después de esto, ya no cabía analizar si el proyecto era el más adecuado o si la exposición se podía mejorar. Si acaso, preguntarse qué pintaban los miembros del COI en Argentina cuando la asignación de los Juegos dependía por completo de las constelaciones. La culpa o la responsabilidad del resultado una vez más, y según Mariano, no es achacable a nada ni a nadie. Simple y llanamente, la vida es así.

Aunque Mariano gobierna todos sus asuntos de igual manera, bien podría habernos salido con alguna otra fórmula del tipo "lo importante es participar" o "España ha jugado limpiamente" y, de paso, haberse apuntado un tanto. Sin embargo, optó por clausurar estos Juegos como si se los hubiera jugado al parchís. Jugando al parchís, uno puede comerse una y contar veinte o cuarenta porque las reglas no escritas, aunque por todos conocidas, de este entrañable pasatiempo familiar se circunscriben a una sola: "pues, en mi casa, jugamos así". Con este polivalente argumento, en el parchís, todo vale. Con la filosofía mariana, en España, vale todo. 

Es muy probable que el presidente del Gobierno, ahora que ha encontrado la pomada para todos los dolores, sienta la temible tentación de argumentarlo todo de igual manera. Cuando las portadas, agotadas todas las maniobras de distracción, vuelven a pintarse con la foto de Bárcenas, los patios andaluces, la transparencia del Gobierno y el color del dinero que debemos o nos deben, Rajoy, más Mariano que nunca, afronta la vuelta a la crisis con argumentos irrebatibles. Los políticos de este país se nos han comido y bebido la caja pública impunemente. Mire usted, la vida es así. A resultas de esta particular manera de administrar, los españoles somos un treinta por ciento más pobres de los que solíamos. Bueno, pues es que la vida es así. La incompetencia de los altos cargos alimenta que los ciudadanos hayamos acabado enfrentados unos con otros. Oiga, así es la vida. Y la justicia no tiene cabida en ninguno de los problemas que aquejan a este país porque, contra lo incontestable, nada se puede contestar.

La vida es así. Es tan así que no sólo los políticos han dejado de ejercer sus funciones sino que la dejadez, la apatía, el desinterés, el aburrimiento del pueblo lo perdona todo. Estos días de atrás, me preguntaba ¿por qué los seis millones de parados, o los enfermos, o los estudiantes, o los niños que pasan hambre, o los preferentistas o los deshauciados o todos los españoles nos conformamos y no formamos una cadena que cruce España de norte a sur reclamando al Gobierno que se deje de fantasmadas y empiece a tratar los problemas del país como este país merece? Pues ni más ni menos que porque la vida es así y así nos va.

4 comentarios:

  1. Sinceramente creo que hasta el 2015 para este gobierno la ciudadanía sólo es como un montón de moscas molestas. Nosotros les pedimos soluciones y ello simplemente nos dicen que tengamos fe. Como en la Edad media. Que creamos en ellos, como tu dices, que la vida es así.

    http://elartilleroilustrado.blogspot.com.es/2013/09/catecismo-socioeconomico-espanol.html

    ResponderEliminar
  2. ¿De verdad te imaginas a un votante del PP dando una mano a otro del P$ó€ y la otra mano a un nacionalista para formar una cadena? ¿O a todos los del PP juntos y a continuación todos los nacionalistas y detrás los del P$ó€? Si hay alguien capaz de organizar eso, que lo haga, y lo nombramos inmediatamente presidente del mundo mundial. Para algo se han inventado y fomentado los forofismos. Si el arreglo de este país y de este mundo tiene que depender de un acuerdo entre ciudadanos, lo llevamos claro. Porque aunque estemos de acuerdo el noventa y muchos por ciento de la población en el noventa y muchos por ciento de los asuntos, ya se encarga un cero coma algo por ciento de esa población de enfrentar al resto para que sus dominios continúen en expansión.

    ResponderEliminar
  3. Atinado análisis el tuyo. Solo nos queda un camino: el de la dignidad y echar a tanto sinvergüenza del poder.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos