domingo, 27 de octubre de 2013

Un día como hoy

Hay días como hoy en que, mientras no pasa nada, pasan cosas. En un día como éste, con una hora más, o menos, en función de cuánto se haya dormido o bebido, con toda la jornada por delante, con toda la semana por delante y como si no se tuviera nada que hacer hasta el siguiente despertador, nació Perry Edwuard Smith, a sangre fría. También un 27 de octubre del más puro aburrimiento, a las afueras de Ginebra, un grupo de protestantes se entretuvo en quemar vivo a Miguel Servet, conduciendo al mundo a debatir acerca del reconocimiento de la libertad de pensamiento y de la expresión de ideas. Nunca se lo agradeceremos lo bastante.
 
Le recuerdo al lector que hoy es San Gustavo, mártir. Que tal día como hoy, en 1891, un terremoto arrasó la ciudad de Mino Owari, en Japón, saldándose con más de siete mil víctimas, y que, un siglo más tarde, a Honduras le sorprendería la visita del huracán Mitch con la ropa sin tender. También en un día como éste, de inusitadas temperaturas para lo tarde que se nos está haciendo, el radiotelegrafista Allen Schindler fue asesinado por ser gay y, unos años después, un comando armado asesinó a quince personas en un autolavado de México porque sí.
 
Mientras el español medio y dominguero se ajusta el traje de los domingos, esto es, el chándal, para acomodarse a mejor ver las horas pasar, el mundo gira con toda la fuerza que la rotación le imprime de camino a lo que esperamos sea un lunes, pero nunca se sabe del todo. Y, más allá del chándal y del vermut de las doce, la vida es lo que pasa erosionando el tiempo muerto de un domingo menos otoñal de lo que debiera marcándolo en el calendario como un día para olvidar por algún motivo que, desde el sofá, nos cuesta imaginar.
 
Es posible que hoy también sea día de celebraciones por ser, que lo es, el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual. Vivir para ver. Porque este blog cumple su primer año y, seguramente por eso o por caer en domingo, este año es fiesta nacional. Porque, aunque las vacaciones de una tocan a su fin, las maletas llegaron intactas e intactas continúan por mucho que me bostece la lavadora. Porque el Zaragoza ayer consiguió empatar y un empate, para el Zaragoza, es, hace tiempo, motivo de celebración. Porque habrá quien se atreva a cumplir años en un día como hoy y habrá también quien cumpla con otras cosas el mismo día. O, simplemente, sea día de festejo porque hoy amanecía a menos cuarto.
 
A veces, una cree despertar un 27 de octubre y, sólo porque luce el sol, piensa que puede ser un buen día. O porque hoy, 27 de octubre, por fin, consigue escapar de su encierro en un aeropuerto. Y, sin embargo, aunque desgracias más grandes se han visto, a una, nada más llegar, no le parece plato de gusto desayunarse con las que quisieran ser reconfortantes palabras de Mariano Rajoy a propósito de la sentencia de Estrasburgo que consigue tumbar, con una inmediatez desconocida en este país, la doctrina Parot. "En la vida, hay cosas que no nos gustan", Mariano dixit, como si tampoco tuviera mucho sentido trabajar para intentar cambiarlas o como si los españoles tuviéramos seis años y  acabáramos de descubrir que los reyes son los padres.

1 comentario:

  1. Felicidades por ese cumpleaños. Ayer comencé a leer varios posts desde el primero, y así seguiré hasta alcanzar los que ya he seguido.

    Enhorabuena por el blog, da gusto leerlo. De siempre me han interesado más las opiniones de las personas con sentido común que observan la realidad a través de cristal incoloro que las que se esparcen por los medios de incomunicación, que no son más que verborreas interesadas, siempre partidistas, sesgadas y contradictorias, guiadas por intereses ideológico-crematísticos, y siempre a las órdenes de un jefe, o como mínimo, evitando decir cosas que al jefe no le interese que se digan.

    La frase de Campoamor “...nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”, tiene dos afirmaciones. En mi opinión, la primera es falsa y la segunda, cierta. Pero si miramos sin cristal, o con cristal incoloro, podemos comprobar la falsedad de la primera.

    ResponderEliminar

Artículos más leídos