sábado, 21 de diciembre de 2013

Abortemos este Gobierno

Los Gobiernos deberían saber que las leyes restrictivas no impiden que se obre según una convicción, sólo consiguen aumentar los riesgos de actuar igual. Los Gobiernos deberían tener en cuenta que no se puede imponer la forma de pensar de unos pocos a todo un país. Los Gobiernos deberían sopesar el riesgo de no dejar que un país siga decidiendo absolutamente nada por sí mismo. Los Gobiernos deberían tener claro que su labor no es imponer un código moral, el suyo, a todos los ciudadanos. Este Gobierno debería ver de lejos que hay muchos campos que labrar en este país venido a menos antes de hacer lo que quiera que estén haciendo.

Cuesta ponerse a opinar sobre un tema tan peliagudo como es esta nueva ley del aborto promovida por el ministro Gallardón y que lo único que tiene de nueva es que se aprueba hoy. Alberto Ruiz Gallardón decide restringir el derecho al aborto porque "la vida no es una concesión graciosa", como pueda serlo la concesión del Ministerio de Justicia, por ejemplo. Apunta, para los más iletrados, que además la vida "es un derecho inalienable que no se ve reducido por razón de discapacidad", como inalienable es el derecho a ser titular de determinados Ministerios de este Gobierno por muy incapacitado que se esté. Al margen de que las comparaciones, al señor Gallardón, puedan parecerle odiosas, resulta paradójico que un Gobierno que lo primero que ha hecho es eliminar las ayudas a los discapacitados obligue a las familias a tener niños impedidos para dejarlas abandonadas a sus posibilidades de ofrecerles una vida digna. Yo no sé si un feto con una malformación congénita desea nacer, lo que sí sé es que hacen falta algo más de mil euros mensuales para proteger esa vida y hacerla lo más digna posible. Y me parece una vergüenza, señores del PP, que sea el propio Gobierno el que lo priva de esa dignidad obligándolo a nacer en un país con una ley de dependencia derogada por este mismo Gobierno.

Así pues, señores meapilas del Congreso, ministros de ceja espesa, fascistas de justa sesera, acepten si pueden una sugerencia dictada desde el poco sentido común que me visita un viernes sin otro. Deroguen ustedes el derecho al aborto si el llanto de esos niños no nacidos les roba el sueño más que el de los ciudadanos que ya viven en este país, pero protejan a esas madres del sacrificio, el dolor y el sufrimiento con que esos niños marcarán el resto de sus vidas, adjudicándoles el dinero que ustedes se ocupan de robar legal o impunemente a diario. Permitan que esas madres maltratadas y esos niños malformados puedan, al menos, vivir en la paz y la libertad que un país con una mejor disposición para acogerlos les brindaría. Hagan ustedes posible que esas madres no tengan que valorar si siguen adelante o no con esa vida por falta de medios. Porque son ustedes quienes están abortando la vida, no sólo de esos niños, sino también de sus madres y sus padres. Yo, señores del des-Gobierno, amo la vida a muerte, pero no apruebo esta muerte en vida a la que nos están abocando con sus imposiciones, prohibiciones, derogaciones y recortes imposibles.

Nota para no olvidar: Anoche, me cené, de una sentada, las memorias de Lola Herrera, esa dama del teatro a la que mi madre lleva años adorando por su "elegancia", entendida como la excepcional cualidad del saber estar. Sus recuerdos, contados desde una serenidad difícil de mantener cuando se es la protagonista de esa vida que narra, la retratan una vez más. Lola Herrera es una mujer hecha a sí misma en un mundo en el que todo estaba en su contra. Su voz es la voz templada y dulce de una mujer que confiesa haber tenido que parecer valiente por estricta necesidad. Una mujer que dejó de estudiar temprano por empezar a trabajar y a luchar en una España en la que no se podía ser mujer. Una mujer que entiende, porque lo ha sentido, lo que le ha costado a su generación llegar a ser lo que hasta ayer podíamos ser. Échenle un vistazo. Por lo que no se debería olvidar.

Para seguir este blog, entra en http://www.facebook.com/UnRinconParaHoy y pulsa Me Gusta

4 comentarios:

  1. conforme en todo menos ..
    por dios, como dios y la constitucion mandan , saludos

    ResponderEliminar
  2. La ironía a veces cala más hondo...
    Gracias por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Que favor nos hubiera hecho su santa madre si hubiera podido utilizar la ley de plazos y también se lo hubiera hecho a su hijo, que francamente, tiene un problema, no se si es de armario.... de alguna puerta o que se siente amenazado por las mujeres, tal vez la madre si tenga algo que ver... con Franco era la collares, ella llevaba los pantalones y ahora los lleva la hija, así que a lo mejor el pobre es víctima de alguna de estas horrendas maneras femeninas.
    Espero que dure poco esta ley, si es que llega a ver la luz.

    La sociedad civil tiene que hacer un paso al frente y coger las riendas de su destino, y en la medida de lo posible ir progresando, pero lo primero es que lo básico llegue a todos los rincones, cuando todo el mundo tiene techo, comida, colegio para los niños y médicos por si enferman, atención a las personas que no pueden valerse por si mismas, las que no han tenido más remedio, por el motivo que sea de tener que necesitar ayuda y a nuestros mayores, un respeto, porque ellos trabajaron duro para que esta "España" de la que se llenan la boca estos politicuchos, está llena de personas mayores que han trabajado muy duro y no se les trata con el respeto que se les tiene que tener, ellos han estado pagando los sueldazos y sobresueldos del pp, mientras trabajaban y pagaban los impuestos religiosamente, para que ahora estos que se han pegado unas fiestas brutales con el dinero de todos los demás que pagamos (no entran amiguetes ni empresas ni florentinos perez ni noblezas ni toda esta mamamandurria que han en este país llamado franquilandia). Y como pago a toda esta vida de lujos a costa de nuestros impuestos, tenemos que pagar la fiesta B del pp, léase Caja Madrid (digo esta porque es la que de largo se ha llevado la mayor parte del rescate, porque es un rescate en toda regla y lo pagaremos caro, los demás, porque ellos, ya se están blindando para no pagar ni un duro y además embolsarse el negocio del banco malo)
    Este es el panorama de un país llamado España pero que solo es proyecto para unos pocos. Desobediencia civil, pacífica, pero desobediencia a unas leyes que no se corresponden con la democrácia y la demanda del país.
    http://thoreau.eserver.org/spanishcivil.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene, por tu visita y tus aportaciones. Lo que yo no entiendo es cómo este país puede llegar a ser tan educado y tragarse, para más INRI, esa mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana, como si se la mereciera. Esto ya no tiene nombre. Tiene que quebrar por alguna de las grietas.
      Un saludo. M.

      Eliminar

Artículos más leídos